domingo, 6 de septiembre de 2009

Mío y sólo mío

Llevo ya demasiado tiempo siendo mío y sólo mío. Y creo que esto de ser de uno mismo está sobrevalorado. Se nos llena la boca cuando hablamos de autonomía... ¡paparruchas! A ver ¿para qué? "Me equivocaré, pero lo he elegido Yo" Llevo un montón de tiempo siendo mío, sólo mío y tomando mis propias decisiones y ese ser tan auténtico y tan individual y tan soberano no me da más que disgustos. Miro alrededor y mis territorios están llenos de tonterías, eso sí, marcadas con mi copyright, No le veo la gracia. Así que, por lo menos para probar, no me importaría ser de alguien y que alguien decidiera por mí. Un rato. O dos. Lo único, si puede ser, seguir eligiendo yo los colores de los calcetines.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando seas de alguien , no te quedará ni eso , pues dios hizo al hombre a su imagen y semejanza y la mujer trata de hacer lo mismo, eso si !por nuestro bien!

MeTis dijo...

creo que la epoca en que lo elegía todo la mamá ya pasó.

Anónimo dijo...

Pues yo si te entiendo, no es cuestión de no elegir, si no de compartir la elección, ¿no? ¿O es vagancia?