lunes, 9 de noviembre de 2009

El prado


Lo malo no es el pasado, el pasado no es otra cosa que tres piedras inmensas. Pesan mucho, impresionan, pero no pueden alcanzarte, están ahí inmóviles y nadie podrá cambiar eso.

Lo malo es cuando el presente verde de lujurias y promesas en vez de una pista por la que correr y despegar es un barrizal donde te hundes. No entiendes por qué, pero estás atrapado y no consigues mover las piernas.

Si sientes un lodazal donde hay un prado, ahí tienes un problema. Anda, ve a que te lo miren.

No hay comentarios: