sábado, 20 de marzo de 2010

Flores


Hoy he comprado un ramo de margaritas amarillas (no son las de la foto). Las he puesto en un jarrón que les viene un poco grande. Un brochazo de color en medio de la habitación. Me he quedado un rato mirándolas. Y ellas a mí. Fijamente. Yo a ellas. Y ellas a mí. De repente, me ha parecido que me escrutaban. Una de ellas les comentaba a las demás que el jarrón me venía un poco grande. Que yo también soy un brochazo en medio de la habitación.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ja,ja,ja. Menos mal que has aclarado lo de la foto. Ya pensaba que sufría algún tipo de daltonismo.
Y no te preocupes por lo que digan, los brochazos como tú son puro arte.
ALL.